POZO SAN LUIS DE LA NUEVA

Declarado Bien de Interés Cultural por su singularidad y óptimo estado de conservación

Casa-de-maquinas

ico_casa_maquinas  Casa de máquinas

Un imponente edificio preside el conjunto del Pozo San Luis: es la Casa de Máquinas, excelente ejemplo de arquitectura culta al servicio de la industria.

Formando un binomio inseparable, junto a un castillete siempre encontramos una casa de máquinas. Un edificio destinado a albergar la máquina de extracción del pozo, encargada de subir y bajar las jaulas entre las plantas del pozo y el exterior.

La empresa minera Carbones de La Nueva puso especial empeño en la construcción de la casa de máquinas del Pozo San Luis. Como resultado levantó un soberbio edificio de tintes modernistas, considerado uno de los máximos exponentes de la arquitectura industrial asturiana.

En su interior se alojan los compresores destinados a la producción del aire comprimido, energía que acciona buena parte de las herramientas y máquinas en el interior de la mina, y la magnífica máquina de extracción, cuyo valor radica no sólo en su antigüedad sino también en su excelente estado de conservación.

Castillete

Castillete Castillete

El castillete, de 1930, es uno de los pocos que se conservan en Asturias con su estructura original de perfiles de hierro roblonados.

Sobre la vertical del pozo se levantan como monumentos airosos los castilletes. Símbolos de la cultura del carbón e hitos fundamentales de nuestro paisaje nos indican el lugar por el que los mineros acceden a las entrañas de la tierra y es extraído el carbón.

El castillete del pozo San Luis fue construido por la Sociedad Metalúrgica Duro Felguera y tiene una altura de 28 metros. Sostiene las poleas por que las que pasan los cables que la máquina de extracción recoge o suelta para que las jaulas suban o bajen por el interior de la caña del pozo.

Oficinas

ico_pagaduria Oficinas

Muestra de la jerarquización social de antaño y lugar donde trabajan los mandos de la empresa, destaca por la presencia de la pagaduría: ventana exterior por la que cobraban los mineros.

Dentro de cada pozo se reserva un espacio para la organización, planificación de las labores de explotación y labores administrativas. En el Pozo San Luis, el edificio destinado a oficinas se distribuye conforme a rígidas categorías laborales y sociales que evitaban el acceso de los mineros con una pagaduría exterior mediante la que se devengaba la paga semanalmente.

Lampisteria

ico_lampisteria Lampistería

Nunca veremos un minero sin su lámpara. Aquí se recargan, reparan y entregan. Pero además, la lampistería es el lugar donde los mineros fichaban y donde se sabía si habían salido del pozo.

La lampistería o lamparería es siempre un espacio estratégico dentro de un pozo y un paso obligado para los mineros en su ritual de entrada y salida de la mina. En los últimos años de la explotación, la lampistería del Pozo San Luis asistía a una plantilla de casi mil trabajadores que en tres turnos, o relevos, trabajaban el día completo.

La ficha personal que identifica a cada minero con un número era entregada al lampistero a cambio de la lámpara como testigo físico de su asistencia al trabajo. Si la jornada laboral finalizaba sin incidentes, todas las fichas del relevo debían haber sido devueltas a sus propietarios a cambio de la lámpara. En caso contrario, saltaban todas las alarmas.

Casa-de-aseo

ico_aseos Casa de aseo

El lugar donde comienza y termina la jornada y donde los mineros discutían con libertad sobre su situación, sobre sus derechos y sobre su futuro.

En todo ámbito laboral, el espacio destinado a duchas y vestuario es el lugar de inicio y finalización de la jornada de trabajo, también en el mundo minero. La casa de aseos del Pozo San Luis cuenta con taquillas para la ropa limpia y sucia, escaños para el calzado, duchas, paneles para las fichas personales de cada trabajador y las peculiares perchas. Un singular sistema que permitía a los mineros secar su indumentaria para un nuevo uso.

Taller

ico_taller Taller

Antaño, lugar destinado a la reparación de máquinas y herramientas, este edificio cuenta en la actualidad con una exposición de locomotoras de ferrocarril de diversas épocas y tipologías.

Una vez arrancado el carbón de las extrañas de la tierra, la minería se convierte en sinónimo de transporte por ferrocarril. A lo largo de la historia las vagonetas han circulado sobre raíles tendidos por el interior y el exterior de las explotaciones, arrastrados por mulas, bueyes o los propios mineros en los primeros tiempos.

En el antiguo taller mecánico se exhibe una colección de locomotoras con distintos tipos de tracción, vapor, diésel y batería, que sustituyeron la fuerza de hombres y animales.

Botiquin

ico_botiquin Botiquín

La elevada siniestralidad en las minas hace imprescindible la presencia de un botiquín a pie de pozo, donde los mineros heridos recibían una primera asistencia sanitaria.

La mina supone un entorno de trabajo hostil en el que acechan innumerables peligros desencadenantes de graves accidentes y dolorosas catástrofes.

Un trabajo sufrido que se desenvuelve en duras condiciones, a menudo en espacios reducidos anegados de agua. El desprendimiento de costeros, los derrabes, la presencia de gases que producen asfixia como el monóxido de carbono, las feroces explosiones de grisú, el manejo de herramientas y maquinaria pesada, son sólo algunos ejemplos de los factores causantes de la elevada siniestralidad del trabajo minero.

El botiquín del Pozo San Luis, que antaño ofreció asistencia primaria a los mineros accidentados, exhibe una completa colección del material médico habitual en una explotación carbonera.

Fragua

ico_fragua Carpintería y Fragua

De madera y hierro es el interior de las minas. También están presentes aquí los espacios donde se trabajan a golpe de hacha y martillo estos materiales.

La carpintería y la fragua son espacios que no faltan en los pozos mineros. Durante décadas, carpinteros y herreros asistieron a las explotaciones preparando la madera para usar en las labores de interior y reparando todo tipo de herramientas y maquinaria.

En el Pozo San Luis, carpintería y fragua exhiben colecciones completas de útiles, herramientas y máquinas propias de estas instalaciones auxiliares mineras.

Socavon

ico_isabel Socavón Isabel

Herencia de los inicios de la actividad minera en el Valle de Samuño, esta antigua mina de montaña muestra su monumental portada de piedra y ladrido, fechada en 1904.

La forma de extracción más arcaica y rudimentaria, llamada minería de montaña y conocida popularmente como “chamizos”, explotaba las capas de carbón situadas por encima del nivel de aguas horadando las laderas por medio de pisos horizontales dispuestos en distintas alturas.

Son testimonios de estas antiguas explotaciones el Socavón Emilia, que los visitantes del Ecomuseo recorren en el tren minero, y el Socavón Isabel, ubicado en la plaza del Pozo San Luis, pertenecientes ambos al mismo grupo de minas de montaña.

el-chigre

El chigre

Visitar el Ecomuseo Minero Valle de Samuño en Langreo se puede convertir en una experiencia única e inolvidable.

Dentro del propio Ecomuseo Minero se encuentra "El Chigre", lugar ideal para realizar una parada y reponer fuerzas saboreando la cocina tradicional asturiana.

"El Chigre del Ecomuseo" dispone de unas magníficas instalaciones ambientadas como un típico "chigre asturiano" con escenas de ambiente minero y una decoración con diferentes objetos relacionados con el trabajo en la mina.

La cocina que ofrece el restaurante está basada en la cocina tradicional asturiana con productos de calidad y una elaboración como hacían nuestros mayores. Los visitantes podrán disfrutar de menú diario y especial fin de semana, carta variada con platos de cuchara como fabada asturiana, pote, callos, arroz con marisco, carnes de nuestros valles, pescados de Lastres, tablas de embutidos y quesos, postres caseros como el arroz con leche.... Además para los más pequeños menús especiales y platos combinados.

Más información: http://elchigredelecomuseo.com/

Consigue tu entrada

El sistema te permite comprar las entrada para el Museo y el Tren cualquier día de la semana. No hace falta hacer cola en el mostrador del Museo.  
Accede directamente al Museo con la entrada impresa.